¿MARÍA MAGDALENA Y LA MUJER ADÚLTERA SON EL MISMO PERSONAJE CITADOS EN EL EVANGELIO?

Existe una gran duda respecto a la figura de María Magdalena[1] y la de la mujer adultera citados en los Evangelios, pues algunos tienden a confundir los dos personajes como si fuesen el mismo, cuando en la literatura espírita, como vamos a ver más adelante, existe información clara y veraz sobre la identificación de cada uno de ellos. Es necesario anotar que en esta confusión la Iglesia Católica ha jugado un papel importante como quiera que además de la adultera, incluyó a María de Betania, la hermana de Lázaro (el resucitado), en la identificación de María Magdalena haciendo de tres personajes en la vida de Jesús, uno solo.

 

Esta identidad de María Magdalena, como tres en una, fue establecida en un sermón que el Papa Gregorio dio en el año 591, en el cual dijo: "Ella, la cual Lucas llama la mujer pecadora, la cual José llama María [de Betania], nosotros creemos que es María, de quien siete demonios fueron expulsados, según Marcos. "Difundida por los teólogos de los siglos III y IV, esta teoría gozó de mucha popularidad en el siglo XIX y constituyó un tema frecuente en la iconografía[2]. Si tenemos en cuenta la infalibilidad papal, el resto solo es trabajo de la imaginería colectiva para hacer de esto una verdad de a puño.

 

Pero, analizando con detenimiento la situación, encontramos que solo son malos entendidos de quienes leen fuera de contexto los versículos y no entran en un análisis más profundo de lo que significaba para Jesús el aprovechar al máximo cualquier circunstancia que se le presentaba, para dejar bien claro el mensaje consolador que intentaba desarrollar entre el indómito pueblo judío, apegado como estaba a la ortodoxia de sus enseñanzas religiosas.

 

Estudiando la hermosa obra de Amelia Rodrigues, quien participa en las filas espirituales de Joanna de Ángelis, mentora de Divaldo Pereira Franco, ella aborda los más variados asuntos sobre el Evangelio, su tema predilecto, donde encontramos referencias de estos tres personajes, definiendo con claridad y lucidez la individualidad de cada uno de ellos. Su lectura no deja margen de duda acerca de la existencia de tres seres diferentes que tuvieron la maravillosa oportunidad de redimir sus errores, después de escuchar las sabias enseñanzas del Maestro de Galilea.

 

En la obra “Cuando Regrese la Primavera”, Amelia Rodrigues en la lectura denominada Justicia del Amor, se refiere a la ya conocida historia de la mujer adultera y su esposo traicionado, pero lo más interesante de su mensaje corresponde al final feliz que tuvo la historia de estos dos seres, la cual tomada textualmente no da lugar a equivoco con el personaje de María Magdalena: “Deseoso de reparar o disminuir los vejámenes que generara, fue en la busca de la esposa destrozada después de la terrible escena que no culminó en un acto de sangre, gracias a la intervención del Maestro que le tendió las manos, proponiéndole recomenzar…

 

Se fue de la ciudad aprovechando esta nueva oportunidad, sostenido por la dulce fuerza de aquella mirada y por su diáfana presencia, que quedaron impresas en su alma.

 

Con el ánimo renovado, rehízo su vida, dando curso a la existencia…[3].

 

Lo mismo sucede con María, de Betania, la hermana de Lázaro y de Martha, familia esta que era visitada por el Maestro a su paso por Betania. Amelia en la obra “Las Primicias del Reino” asegura que ellos… “amaban a Jesús y no lo ocultaban. Lo consideraban un miembro de la familia, y recibirlo en casa, significaba para ellos engarzar una estrella en las paredes domésticas[4]. En la obra “Cuando Regrese la Primavera” también existe una referencia a María, la hermana de Lázaro, en la lectura denominada “En Betania, Lázaro volvió”. Es claro que María, la hermana de Lázaro nada tiene que ver con la mujer adultera y María Magdalena.

 

En relación a María de Magdala, Amelia nos ofrece una fascinante historia de esta mujer que transformó su existencia al escuchar las balsámicas palabras del Rabí de Galilea, que al decir de Amelia Rodrigues “Se sintió morir mientras Lo escuchaba, y sentía revivirse al retornar[5]. Gracias al encuentro con el Maestro Jesús, María Magdalena, tal como lo cuenta Amelia en su magnánima obra, se sintió liberada de los siete espíritus demoníacos que la tornaban infeliz. Y para que no queden dudas acerca de su individualidad y sobre el final de su existencia luego del reencuentro con el Maestro, posterior a su desencarnación, nos dice Amelia que… “Después de luchas tiranizantes consigo misma, experimentó la soledad y el abandono, cuando todos se fueron a predicar y vivir el mensaje.

 

Permaneciendo sola, vagaba por las playas lejanas que Lo evocaban, y fue allí que encontró leprosos que venían de lejos a buscar el socorro de Sus manos, y como llegaron tarde, los abrazó como a hermanos y partió con ellos para el valle de los inmundos, cantando salmos de felicidad…”[6].

 

Sólo nos resta agradecerle a nuestra hermana Amelia Rodrigues porque gracias a su amoroso encanto por las preciosas lecciones del Evangelio, encontramos luces de esperanza y claridad evangélica para dilucidar estas inquietudes. A nuestros amables lectores los remitimos a las obras de Amelia Rodrigues, donde nos sumergiremos en un sublime reencuentro con Jesús, él mismo que nos enseñó “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre si no es por mí”.

 

Oscar Cervantes Velásquez

CENTRO DE ESTUDIOS ESPÍRITAS FRANCISCO DE ASÍS

Santa Marta – Colombia

Enero de 2010



[1] Provenía de Magdala, un pueblo en la orilla oeste del lago de Galilea, de pequeña importancia, que contaba con una flota pesquera y una importante industria de salazón.

 

[2] http://es.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_Magdalena, tomada el día 16 de julio de 2009.

[3] CUANDO REGRESE LA PRIMAVERA. Justicia del Amor. Amelia Rodrígues/Divaldo Pereira Franco. Editora Espírita Alvorada, pág. 99.

[4] LAS PRIMICIAS DEL REINO. La Familia de Betania. Amelia Rodrigues/Divaldo Pereira Franco. Editora Espírita Alvorada, pág. 186.

[5] LAS PRIMICIAS DEL REINO. La Rediviva de Magdala. Amelia Rodrigues/Divaldo Pereira Franco. Editora Espírita Alvorada, pág. 194.

 

[6] Ibidem, pág. 214.

Allan Kardec
Allan Kardec
Juana de Ángelis
Juana de Ángelis
Luis Zea Uribe
Luis Zea Uribe
Euripides Barsanulfo
Euripides Barsanulfo
Amelia Rodrigues
Amelia Rodrigues
       Ana Fuentes
Ana Fuentes
Consejo Espírita Internacional
Consejo Espírita Internacional
CONFECOL
CONFECOL
      Radio Colombia Espírita
Radio Colombia Espírita
Revista Espírita
Revita Espírita
AME Colombia
AME Colombia