CONSIDERANDO EL PERIESPÍRITU

 

Por: José Eurípides García


Periespíritu (del griego, peri, alrededor)


Envoltura semimaterial del espíritu. En los encarnados sirve de lazo o intermediario entre el Espíritu y la materia, en los Espíritus errantes, constituye el cuerpo fluídico del Espíritu.


Allan Kardec - El Libro de los Médiums

 


El intento de explicar en detalle el periespíritu es una tarea extremadamente difícil, según el propio Emmanuel, hablar del periespíritu a los encarnados es como aclarar al gusano lo que será después de vencer la inercia de la crisálida.


Conocedores de estas dificultades, intentaremos, con la ayuda de varios estudios ya efectuados por encarnados y desencarnados, hacer algunos apuntes sobre este tema delicado, poco estudiado e intensamente complejo para los patrones actuales de los espiritistas en general.


1 - CONCEPTO


Allan Kardec en la introducción de El Libro de los Espíritus, ítem VI, nos dice:


"Tres cosas existen en el hombre: 1° El cuerpo o ser material análogo a los animales, y animado por el mismo principio vital; 2° El alma o ser inmaterial, Espíritu encarnado en el cuerpo, y 3° El lazo que une el alma al cuerpo, principio intermedio entre la materia y el Espíritu".


"El lazo o periespíritu que une el cuerpo y el Espíritu es una especie de envoltura semimaterial".


Así, podemos concluir que el Periespíritu es parte esencial del complejo humano.


Gracias a su existencia, la dualidad Espíritu y Materia, se transforma en organización trina.


Conocido por los estudiosos, desde remota antigüedad, fue identificado con rica nomenclatura, conforme las funciones que le fueron atribuidas en los diversos periodos de investigaciones.


En las lecciones del Vedanta, aparece como Manu, Maya y Kosha; era conocido en el Budismo esotérico por Kama-rupa, mientras que en el Hermetismo egipcio, surgió en la condición de Kha, igualmente en la Cábala hebráica, como manifestación de Rouach.


Chinos, griegos y latinos tenían conocimiento de su realidad, identificándolo con seguridad. Pitágoras lo denominaba "carne sutil del alma" y Aristóteles lo consideraba como cuerpo sutil y etéreo.


Los neoplatónicos, de Alejandría, entre los cuales Orígenes, el padre de la Doctrina de los Principios, lo identificaba como "aura"; Tertuliano, en el miraba el "cuerpo vital del alma", mientras Proclo lo caracterizaba como "vehículo del alma".


En la cultura moderna, Paracelso, en el siglo XVI, lo detectó bajo la designación de "cuerpo astral" reflejando las investigaciones realizadas en el campo dela Química y en el estudio paralelo de la medicina con la filosofía.


Leibniz, después sustituyendo los conceptos panteístas de Spínoza por la teoría de los "átomos espirituales o mónadas" lo denominó "cuerpo fluídico".


Para finalizar este ítem como refuerzo al concepto doctrinario del periespíritu, recurrimos a Kardec, en dos cuestiones de El Libro de los Espíritus:


"93 - ¿El Espíritu propiamente dicho, no tiene envoltura alguna, o como se pretende, está rodeado de una sustancia?


El espíritu está envuelto en una sustancia, aunque vaporosa para ti, muy grosera aún para nosotros; pero suficientemente ligera, para poderse sostener en la atmósfera y trasladarse a donde quiere".


"Así como el germen del fruto está rodeado del periespermo, así también el Espíritu propiamente dicho está rodeado de una envoltura, que por comparación puede llamarse periespíritu".


"135 - ¿Además del alma y del cuerpo, hay otra cosa en el hombre?


"El lazo que une el alma al cuerpo".


"- ¿Cuál es la naturaleza de ese lazo?

"Semimaterial, y así debe ser, para que puedan comunicarse el uno con el otro. Por medio de este lazo el Espíritu obra sobre la materia y viceversa".


2 - ORIGEN Y NATURALEZA DEL PERIESPÍRITU


Los Espíritus elaboran su periespíritu del fluido cósmico universal de cada planeta.


El cuerpo periespiritual y el cuerpo carnal se originan en el mismo elemento primitivo. Uno y otro son materia, aunque en estado diferentes.


Cuanto más evolucionado es el Espíritu, más sutil es su periespíritu, en cuanto que, aquellos de poca evolución, lo tienen intensamente pesado, asemejándose al cuerpo físico, los Espíritus más evolucionados lo presentan liviano, pudiendo viajar con él por el espacio infinito.


El origen y naturaleza del periespíritu están vinculados a la existencia del fluido cósmico universal.


El espíritu utiliza su periespíritu de acuerdo con sus necesidades evolutivas, y su existencia desparece en los Espíritus puros, que se trasladan para otras formas de vida aún inabordables para nuestra capacidad actual.


Para ampliar nuestra capacidad de asimilación en este aspecto, acompañemos la palabra de André Luiz, que así se expresa en el libro Entre la Tierra y el Cielo:


"Nuestro cuerpo de materia menos densa está íntimamente regido por siete centros de fuerza, que se conjugan en las ramificaciones de los plexos y que, vibrando en sintonía unos con los otros, al influjo del poder directriz de la mente, establecen, para nuestro uso, un vehículo de células eléctricas, que podemos definir como un campo electromagnético, en el cual el pensamiento vibra en circuito cerrado. Nuestra posición mental determina el peso específico de nuestra envoltura espiritual y, consecuentemente, el "habitat" que le compete.


Simple problema de patrón vibratorio".


Nuestro cuerpo sutil, así como el cuerpo de carne, es una creación mental en el camino evolutivo, tejido con recursos tomados por nosotros del manantial divino, medio del que nos servimos para ambientar nuestra individualidad eterna. 


3 - PROPIEDADES DEL PERIESPÍRITU


Múltiples son las propiedades del periespíritu, entre ellas podemos destacar las más importantes:


    3.1 - EXPANSIVIDAD Y FLEXIBILIDAD


Por su naturaleza semimaterial, el periespíritu es flexible y expansible. Se adapta a la voluntad del Espíritu, que le puede dar la apariencia que desee. Constituido con base en principios químicos semejantes, en sus propiedades al hidrógeno, expresándose a través de moléculas significativamente distanciadas unas de otras, puede, bajo el influjo del pensamiento, expandir, contraer, y modificar su apariencia.


    3.2 - IRRADIACIÓN


Por su naturaleza fluídica, forma en torno del cuerpo físico una atmósfera que el pensamiento y la voluntad, pueden oscilar para más o menos.


Esa propiedad del periespíritu, es de gran importancia, una vez que experiencias efectuadas científicamente en la URSS, en los EUA e Inglaterra, comprueban la existencia del llamado "campo energético", que viene a demostrar la aserción de Kardec, cuando nos informó hace más de 130 años:


"El periespíritu no se encuentra cerrado en los límites del cuerpo, como en una caja. Por su naturaleza fluídica es expansible, irradia hacia el exterior y forma, en torno del cuerpo una atmósfera en que el pensamiento y la fuerza de voluntad pueden oscilar para más o menos".


    3.3 - ABSORCIÓN


A través de la capacidad de absorción, el periespíritu consigue asimilar esencias materiales finas, fluídicas que ofrecen temporalmente ciertas sensaciones como si el espíritu estuviera encerrado.


Es por esta causa que entidades desencarnadas aún en etapas groseras de evolución, exigen de los que se ponen en sus fajas vibratorias, comidas o bebidas para su satisfacción personal, como recompensa o pago por las "ayudas" que prometen prestar.


Hermanos desencarnados, vibrando en fajas muy bajas, ordenan que se ejecuten animales, piden flores y frutos frescos, hay ocasiones en que pueden absorber fluidos de los alimentos, del plasma sanguíneo o fluido vital que durante algún tiempo proporciona a la entidad desencarnada una forma de nutrición que la hará sentirse humanizada nuevamente. eso le faculta más fácil acceso a víctimas, obsesos y a aquellos mismos que le hacen tales ofrendas.


Según el entendimiento común los Espíritus absorben las esencias finas que les dan vitalidad y gozan de los placeres materiales.


También es por esta propiedad que los Espíritus obsesores logran absorber las energías vitales de sus víctimas, por procesos de vampirismo o asimilación en casos de vicios como bebidas, comidas, tóxicos, etc.


    3.4 - PENETRABILIDAD


Por la propiedad de la penetrabilidad el periespíritu no encuentra barreras materiales que no pueda traspasar, penetrando así, en ambientes herméticamente cerrados, y por la misma razón, atraviesa sin dificultades cualquier estructura de los cuerpos materiales.


4 - FUNCIONES DEL PERIESPÍRITU


El cuerpo espiritual o periespíritu, tiene innumerables funciones, las principales las comentamos a continuación:


    4.1 - PERSONALIZAR, INDIVIDUALIZAR E IDENTIFICAR EL ESPÍRITU


En la cuestión 150, de El Libro de los Espíritus, contestando a una pregunta de Kardec, los espíritus afirman: que el Espíritu después de la muerte del cuerpo conserva su individualidad y la manifiesta con el fluido que le es propio sacado de la atmósfera de su planeta, que guarda la apariencia de su última encarnación - su PERIESPÍRITU.


En su estado normal, este cuerpo tiene la forma humana, similar al cuerpo humano de su última encarnación. Esta apariencia no está en los mínimos detalles, principalmente cuando la desencarnación haya ocurrido mucho tiempo atrás.


   4.2 - PRINCIPIO DE LAS COMUNICACIONES MEDIÚMNICAS


De acuerdo con la estructura neurológica del médium, de acuerdo a su organización fisiológica, el periespíritu hace vibrar ciertas zonas del sistema nerviosos central, que responden en proporción a su educación habitualmente, y, en la medida en que se da el proceso de resonancia de la zona vibrada con las del desencarnado comunicante, se establece la interacción mente desencarnada/mente encarnada. A partir de entonces, si la zona sensibilizada fue de la motricidad, los miembros superiores e inferiores podrán ser accionados, ocurriendo fenómenos de locomoción, escrita, bien como toros movimientos corporales. Dentro de todo y cualquier fenómeno de comunicación mediúmnica el cuerpo periespiritual se hace elemento de capital importancia.


Formado por sustancias que vibran al influjo del campo electromagnético, sobre el cual se ajustan, los fluidos periespirituales revisten la mediumnidad de características originales.


En El Libro de los Médiums, Segunda Parte, cap. IV, ítem 74 - pregunta 9, encontramos:


"En razón de su naturaleza etérea, el Espíritu propiamente dicho no puede obrar sobre la materia grosera sin intermediario, este es, sin el lazo que constituye lo que vosotros llamáis el periespíritu, eso os da la llave de todos los fenómenos espiritistas materiales".


 4.3 - PROPORCIONAR LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU SOBRE LA MATERIA


Con una estructura inmaterial, el Espíritu necesita de un intermediario para que pueda tener acción sobre la materia.


El periespíritu, como catalizador de energías divinas, que asimila, es el encargado de trasmitir y plasmar en el cuerpo las órdenes emitidas por la mente procedentes del Espíritu.


    4.4 - ARCHIVO DE EXPERIENCIAS REENCARNATORIAS


Las experiencias de las múltiples reencarnaciones, están archivadas en el periespíritu.


Como aglutinador molecular, a semejanza de un imán, impone al aparato físico desde la concepción, por medio de metabolismo psíquico muy complejo y sutil, las limitaciones, coerciones, puniciones, y facultar amplitud de recursos físicos y mentales, conforme las acciones del aprendizaje anterior en la carne, en que el Espíritu se transformó en cómplice del error, o evolucionó para la dignificación.


Siendo de organización sutil, sufre con los tóxicos ingeridos por el hombre encarnado.


Su plasticidad es afectada por los desgastes del alcohol, de las drogas, de la nicotina, de las tentativas de suicidio, etc.


Las "heridas" o "lesiones" provocadas libremente en el cuerpo, por voluntad propia, son un atentado al cuerpo que repercute en el periespíritu.


En futuras encarnaciones, estas lesiones repercutirán como enfermedades patológicas, enseñando al hombre, por el dolor, la obligación de valorizar la vida y el respeto a Dios.


Estas acciones voluntarias de irrespeto, graban en él los disturbios patológicos tales como la esquizofrenia, la epilepsia, el cáncer, el mal de Hansen, entre otros, que en momento propicio favorecen la sintonía con microorganismos que se multiplican desordenadamente y toman de asalto el campo físico.


5. CONCLUSIÓN


Jesús, el Divino Maestro nos recomendó que si órgano es objeto de escándalo es mejor sacarlo puesto que es preferible entrar en el cielo sin el objeto del escándalo que tenerlo y ser quemado en las llamas del infierno.


Lenguaje figurado, de lógica y contenido profundo, que merece nuestro estudio y observación.


Si queremos purificar nuestra alma, tenemos que cuidar de nuestro cuerpo y en consecuencia, cambiar la constitución de nuestro periespíritu.


Como viajeros de la eternidad, estamos hoy construyendo nuestro mañana.


Cuidemos de nuestro cuerpo, que es el vehículo que Dios nos proporcionó para el aprendizaje en la escuela terrestre. Cuidemos de nuestro Espíritu con buenos pensamientos y acciones, para con esto, vestirnos con la "túnica nupcial" para la gran fiesta de nuestro progreso espiritual.


OBRAS CONSULTADAS


- La Génesis - Allan Kardec - Editora 18 de Abril


- El Libro de los Médiums - Allan Kardec - Editora Mensaje Fraternal


- El Libro de los Espíritus - Allan Kardec - Editora 18 de Abril


- Obras Póstumas - Allan Kardec - FEB


- Corrientes de Luz - José Raúl Texeira/ Camilo - Editora Frater


- Estudios Espíritas - Divaldo Pereira Franco/ Juana de Angelis FEB


- Derrotero - Francisco Cándido Xavier/ Emmanuel - FEB


- Entre la Tierra y el Cielo - Francisco Cándido Xavier/ Emmanuel - Editora Mensaje Fraternal


Tomado del Anuario Espírita 1993


 


 

 

 

NOTICIAS

Conferencia: Las Pasiones del Alma

Campaña aporta 1 kilo de la Fundación Oasis de Amor.

CONFECOL
CONFECOL
      Radio Colombia Espírita
Radio Colombia Espírita
AME Colombia
AME Colombia
Anuncio