Victor Hugo y sus Comunicaciones con los Espíritus

VICTOR HUGO

Víctor Hugo, uno de los más grandes poetas y escritores franceses de todos los tiempos, nació en Besançon (Francia) en 1802. Desde muy joven salió a relucir el genio que dormía en él ; siendo aún un niño escribió sus primeros versos y con 17 años ganó su primer premio literario.

 

El 12 de octubre de 1822 se casa con Adèle Foucher, su amiga de la infancia. Tienen 4 hijos: Leopoldine, Charles, François-Victor y Adèle.

 

Víctor Hugo fue escritor, poeta, hombre político, dedicó su vida a la lucha contra la miseria, la pena de muerte, la injusticia y esto se ve reflejado en toda su obra. Defensor del pueblo, aprovechaba su notoriedad y su influencia para pedir reformas y cambios en las leyes pero las clases obreras seguían luchando para sobrevivir, Víctor Hugo seguía viendo a gente muriéndose de hambre en las calles de París mientras los hombres políticos, cegados por la ambición, no hacían nada para remediarlo.

 

Los ataques contra el gobierno se multiplican en sus discursos y en los periódicos con la ayuda de sus dos hijos Charles y François-Víctor que fueron detenidos y encarcelados en la Conciergerie, hasta que el 9 de enero de 1852, Víctor Hugo aparece en la lista de los expulsados. Al verse obligado a huir de Francia, se instala unos meses en Bélgica y luego pasa unos días en Londres antes de llegar a la isla de Jersey el 5 de agosto de 1852.

 

Allí es donde Víctor Hugo descubrirá las experiencias con las mesas parlantes y tendrá comunicaciones con los espíritus durantes varios meses. En aquella época, estaba pendiente de la publicación de su última obra titulada “Napoleón-le-Petit”, violenta crítica del futuro emperador Napoleón III (sobrino del emperador Napoleón I) que, a pesar de las sanciones y del control en las fronteras, consigue publicarse en Bélgica, traducirse al inglés y a los pocos meses conoce un gran éxito por toda Europa y consigue introducirse clandestinamente en Francia.

 

Como hemos mencionado anteriormente, los dos hijos varones del autor, dos jóvenes por aquel entonces de 25 y 23 años participaban activamente en denunciar las injusticias sociales junto con su padre. Cuando empezaron las experiencias con las mesas, Víctor Hugo ya llevaba un año en la isla y sus hijos ya habían sido liberados y se encontraban reunidos con el resto de la familia en Jersey.

 

En cuanto a su hija Leopoldine (retrato pintado por Châtillon en 1835), había fallecido trágicamente ahogada junto con su marido Charles Vacquerie en el año 1843 dando un paseo en barco por el Sena. Ella tenía 19 años y él 26. Se habían conocido gracias a la relación de amistad que habían iniciado Víctor Hugo y un joven admirador suyo Auguste Vacquerie, hermano menor de Charles, que le enviaba sus trabajos y quería conocerle. En una ocasión le escribió las siguientes palabras: “No sé si se habrá olvidado de un pobre joven quien, él, no le ha olvidado y que daría su vida por usted”. (1)

 

Habían pasado 10 años desde que habían desencarnado estas dos almas cuando Víctor Hugo y su fiel amigo Auguste Vacquerie se acompañan en el exilio y están a punto de descubrir las comunicaciones con el más allá.

 

Víctor Hugo siempre fue un hombre con mucha fe en Dios, incluso en los momentos más difíciles de su vida. Tuvo que pasar por pruebas muy difíciles y sufrir la pérdida de sus seres queridos, primero sus padres, sus hermanos, sus hijos, sus amigos, su esposa, uno detrás de otro fue perdiendo a su familia y amigos más íntimos sin embargo su fe se hizo cada día más fuerte. Tenía la firme convicción que había algo más, que todo no podía terminar en la tumba y hablando de su hija fallecida dice: “Yo creo, y estoy a la espera de otra vida. ¿cómo no voy a creer en otra vida? Mi hija era un alma: esta alma, yo la vi y la he tocado por así decirlo, estuvo cerca de mí durante 18 años y mi mirada sigue estando llena de su luminosidad. Incluso en este mundo ella parecía vivir en una vida superior…” (2)

 

Las personas que asistieron a las sesiones de las mesas parlantes en Jersey eran pues, los familiares directos de Víctor Hugo, amigos, otros proscritos como él, (numerosos en la isla) y en cuanto a Delphine de Girardin era una mujer de Letras, amiga del escritor que había asistido junto con otros numerosos autores, músicos, pintores, hombres políticos, a las fiestas que éste organizaba en su casa de la Place Royale (actual Place des Vosges) en Paris en los años que precedieron su exilio.

 

Hemos seleccionado estas comunicaciones que son las primeras que tuvieron nuestros protagonistas cuando iniciaron las comunicaciones con los espíritus, y que nos parecen de mucho interés en particular los diálogos con los espíritus de Leopoldine, la hija fallecida de Víctor Hugo y con Napoleón III.

 

NOTICIAS

Conferencia: Las Pasiones del Alma

Campaña aporta 1 kilo de la Fundación Oasis de Amor.

CONFECOL
CONFECOL
      Radio Colombia Espírita
Radio Colombia Espírita
AME Colombia
AME Colombia
Anuncio