CESAR LOMBROSO

CESAR LOMBROSO
CESAR LOMBROSO

1835 - 1909

 

Nació en Verona, Italia, el 6 noviembre de 1835. César Lombroso fue un científico universalmente conocido por los importantes trabajos realizados en el campo jurídico. Desde muy temprano se dedicó a las letras, y a los doce años de edad, escribió la obra intitulada "Grandeza y Decadencia de Roma", que tuvo gran repercusión en los medios intelectuales de entonces.

 

Sobre la obra de Mazolo, gran psicólogo italiano, escribió un artículo que fue publicado en uno de los periódicos italianos. Mazolo leyó ese artículo e invitó a Lombroso a su casa, pues deseaba conocer al nuevo escritor. Ante el pequeño, que contaba con sólo catorce años, quedó sorprendido, de su inteligencia precoz.

Estudió Medicina en las Universidades de Pavia, Pádua y Viena, graduándose en 1958, por la Real Universidad de Pavia.

 

Famoso por los estudios en el campo de las relaciones físicas y mentales que más tarde se conoció como antropología criminal.

 

Fue profesor de psiquiatría, de medicina forense e higiene en la Universidad de Pavia, así como profesor de psiquiatría y antropología criminal en la Universidad de Turin.

 

En 1905, creó el célebre Museo de Antropología Criminal, que se volvió punto de encuentro para estudiantes y doctores del mundo entero.

 

Entre sus libros científicos, sobresalen: "El Hombre Delincuente" y "El Crimen, sus Causas y Soluciones".

 

Fue lenta y árdua, pero sin embargo, continua y segura, la marcha de Lombroso rumbo al Espiritismo. Al comienzo, ridiculizaba las manifestaciones psíquicas. Se burlaba de los médiums y de las "mesas girantes". Llegaba hasta a insultar a los Espíritas. Entre tanto, cierta vez, a través de una carta de su amigo Ercole Chiaia, llegó a su conocimiento la figura de una mujer Napolitana, analfabeta, de clase humilde, robusta y que se llamaba Eusápia Paladino. Escéptico se rehusó a asistir a las sesiones, teniendo como Médium a la gran Eusápia Paladino. Pero su amigo Chiaia insistió tanto, que Lombroso, hizo absoluta la decisión de imponer sus condiciones. Los demás participantes de las reuniones, inclusive la Médium, aceptaron todas las condiciones impuestas por Lombroso. Así, en marzo de 1891, con la presencia de Lombroso y bajo fiscalización rigurosa, estando la Médium asegurada por dos personas, desarrollaron los fenómenos de transporte de objetos, de materializaciones parciales, de tiptologia (mensajes obtenidos por medio de golpes), de voces directas y otros del mismo tipo. Después de todo lo que presenció, sin ningún tipo de dudas, Lombroso se rindió ante la Verdad y confesó: "Estoy muy avergonzado y disgustado por haber combatido con tanta insistencia la posibilidad de los hechos llamados espiríticos; pero los hechos existen y de ellos me enorgullezco de ser esclavo".

 

De ahí en adelante, Lombroso no tuvo dudas en cuanto a la sobrevivencia y comunicabilidad de los Espíritus.

 

Fue entonces cuando empezó a realizar trabajos de investigación con la Médium Eusápia Paladino. Estas investigaciones se fueron sucediendo y fueron progresando. Con el ectoplasma desprendido por Eusápia, Lombroso, siempre vigilante, obtuvo revelaciones maravillosas. Dichas revelaciones vencieron la desconfianza científica de Lombroso y no dejaron de iluminar también su Conciencia Moral. En una de esas sesiones, se fortaleció aún más la plena convicción de Lombroso, ante la materialización del Espíritu de su madre. Eusápia le prometió una sorpresa a Lombroso y ésta se concretizó a través de la materialización del Espíritu de su propia madre. La madre de Lombroso se materializó y aproximándose a su hijo le dijo: "César, hijo mío" y después retirándose por un momento, vio que le cubría la cara y le dio un beso. Lombroso confiesa que, en el instante en que ocurría la materialización del Espíritu de su madre, Eusápia tenía las manos agarradas por dos personas y que la estatura de Eusápia era más alta que la del Espíritu materializado de su madre.

 

Escribió varias obras, tanto en el campo de la Medicina, como de la filosofía, además de otras sobre psicología, psiquiatría y sobre Espiritismo; no podemos dejar de citar la "Investigación Sobre los Fenómenos Hipnóticos y Espíritas", a través de la cual relata todas las experiencias realizadas, no sólo con Eusápia Paladino, sino también con otros médiums de efectos físicos, como Elizabeth D’Esperance y Politi.

 

Lombroso desencarnó serenamente en los brazos de su talentosa hija Dra. Gina, el día 19 de octubre de 1909, en Turín, a los 74 años de edad.

 

Fuente: ABC del Espiritismo de Victor Ribas Carneiro

NOTICIAS

Conferencia: Las Pasiones del Alma

Campaña aporta 1 kilo de la Fundación Oasis de Amor.

CONFECOL
CONFECOL
      Radio Colombia Espírita
Radio Colombia Espírita
AME Colombia
AME Colombia
Anuncio