FRANZ ANTON MESMER

  1734  - 1815

 

Mesmer fue un médico austriaco creador de la teoría del magnetismo animal, conocido con el nombre de mesmerismo. Nació el 23 de mayo en Iznang, una pequeña villa cerca del Lago Constance. Estudió teología en Ingolstadt y se formó en medicina en la Universidad de Viena. Provisto de recursos, se dedicó a largos estudios científicos, llegando a dominar los conocimientos de su tiempo, época de acentuado orgullo intelectual y escepticismo. Era un trabajador incansable, calmo, paciente y eximio músico.

 

En 1775, después de muchas experiencias, Mesmer reconoce que puede curar mediante la imposición de las manos. Cree que de ella se desprende un fluido que alcanza al enfermo; asegura: "De todos los cuerpos de la Naturaleza, y del mismo hombre, pero que con mayor eficacia actúa sobre el hombre". La dolencia seria solo una desarmonía en el equilibrio de la criatura, opina él. Mesmer, que nada cobraba por los tratamientos, prefería cuidar de los disturbios ligados al sistema nervioso. Además de la imposición de las manos sobre los enfermos, para extender el beneficio al mayor número de personas, magnetizaba agua, platos, cama, etc., a cuyo contacto sometía a los enfermos.

 

Mesmer practicó durante años su método de tratamiento en Viena y en Paris, con evidente éxito, pero fue expulsado de ambas ciudades por la envidia y la incomprensión de muchos. Después de cinco tentativas para conseguir el examen de su método de curar, por las academias, es que publica, en 1779, la "Disertación sobre el Descubrimiento del Magnetismo Animal", en la cual afirma que esta es una ciencia con principios y reglas, aunque poco conocida. Su popularidad prosiguió por muchos años, pero otros médicos lo trataban de impostor y charlatán. En 1784, el gobierno francés nombró una comisión de médicos y científicos para investigar sus actividades. Benjamín Franklin fue uno de los miembros de esa comisión, que terminó por constatar la veracidad de las curas, aunque las atribuían no al magnetismo animal, sino a otras causas fisiológicas desconocidas.

 

Concentrado en el alivio al dolor, Mesmer no llegó a percibir la existencia del sonambulismo artificial, que su ilustre y generoso discípulo, conde Maxime Puységur, descubre (inclusive la clarividencia a ella asociada), la cual se desarrolla durante el trance magnético en ciertas personas.

 

En 1792, Mesmer se ve forzado a retirarse de Paris, vilipendiado, y se instala en una pequeña ciudad Suiza, donde vive durante 20 años siempre sirviendo a los necesitados y sin nunca desanimarse o quejarse. En 1812, a los 78 años, la Academia de Ciencias de Berlín lo invita prestar esclarecimientos, pues pretendía investigar a fondo el magnetismo. Era tarde; él rehúsa la invitación. La Academia encarga al Prof. Wolfart de entrevistarlo. La declaración del profesor es uno de los más bellos al respecto del caritativo médico:

 

"Lo encontré dedicado al hospital por él mismo escogido. Agrega a eso, un tesoro de conocimientos reales en todos las ramas de la Ciencia, tales que difícilmente acumula un sabio, una bondad inmensa del corazón que se revela en todo su ser, en sus palabras y acciones, y una fuerza maravillosa de sugestión sobre los enfermos."

 

A comienzos de 1814, regresó a Iznang, su tierra natal, donde permanecería hasta sus últimos días, donde falleció el 05/03/1815.

 

Así fue Mesmer. Durante años curó a los enfermos donando de su propio fluido vital en una actitud digna de aquellos que se sacrifican por amor al trabajo y a sus hermanos. Sus teorías atravesaron décadas y su ejemplo figura luminoso entre los misioneros que bajo el azote de las críticas descabelladas y de las agresiones de la calumnia, pasan incólume, escudado por el deber rectamente cumplido. Su nombre jamás se desliga de la palabra "fluido" y su vida valiosa por los frutos que generó, jamás será olvidada por aquellos cuya honestidad de propósitos fuera el propósito de sus espíritus. Su obra fue decisiva para demostrar la realidad de la imposición de las manos como medio de alivio a los sufrimientos, tal como la utilizaban los primeros cristianos y los Espíritas en la actualidad.

 

NOTICIAS

Conferencia: Las Pasiones del Alma

Campaña aporta 1 kilo de la Fundación Oasis de Amor.

CONFECOL
CONFECOL
      Radio Colombia Espírita
Radio Colombia Espírita
AME Colombia
AME Colombia
Anuncio