SHEILA

Peixotinho, en Macaé-RJ, inició un trabajo de oraciones para las víctimas de la Segunda Guerra Mundial. Fue entonces que, de repente, se materializó un espíritu llamado Rodolfo*, que contó que era de una familia legítimamente espírita, viviendo en Alemania. El tuvo que servir en la guerra como oficial-médico y su padre, el Dr. Fritz, muy reservado, educado, severo, y muy auténtico, enseñó muchas ideas humanitarias a sus hijos, les había dicho: -Matar nunca. A lo que Rodolfo respondió: -Padre, voy a servir como médico. 

 

Pues bien, en cierta ocasión, el Dr. Rodolfo fue llamado como oficial para integrar un pelotón de fusilamiento. El, entonces les dice: - Mi misión es salvar vidas, no matar. Y, de acuerdo con el reglamento militar, pasó a ser considerado criminal, porque dejó de servir a la patria, pues la patria le pedía a él que matase a alguien y él se negó. Entonces, le dijeron: -Ya que usted no va a ejecutar a ese hombre, usted va a morir junto a él como un traidor. Y fue fusilado en la misma hora. A esa altura, se manifestó (espiritualmente) el padre y le dice: - Padre, ya estoy en la otra dimensión de la vida. Cumplí la palabra empeñada: no mate, preferí morir. 

 

Para que no continuase en el ambiente de guerra, fue amparado espiritualmente aquí, en el Grupo Espírita Pedro (Macaé-RJ). Peixotinho, por haber sido militar, en razón justa, como espírita, tenía ese trabajo de oraciones en beneficio de las víctimas de la guerra y por la paz. Y esos hechos se dieron en pleno auge de la Segunda Guerra Mundial, casi al final. Cierto día, Rodolfo (espíritu) dice, en el Grupo de Oración de Peixotinho: -Oren por mi hermana, ella está corriendo peligro. Y como la voz del alemán, a través de la voz directa por ectoplasmia, no era bien nítida, con un acento cargado, la pronunciación del nombre de su hermana no salía buena, al contrario de Scheilla, se oía Ceila. 

 

Pasado algunos días él dice: -Mi hermana acabó de desencarnar. Fue víctima de un bombardeo de la aviación. Ella y mi padre desencarnaron. Días después, para agradable sorpresa del equipe, se materializó una joven rubia y dice: - Yo soy Scheilla. ¡Fue mucha nuestra alegría! Los hermanos quedaron llenos de júbilos espiritual.

 

* Rodolfo, las primeras veces en que psicografió mensajes, se identificaba como "El Fusilado".

 

Se tienen noticias sólo de dos encarnaciones de Scheilla: una en Francia, en el siglo XVI, y la otra en Alemania, donde desencarnó en 1943 (como Scheilla). En la existencia francesa, se llamó Joana Francisca Frémiot, nacida en Dijon, el 28/01/1572 y desencarnada en Moulins, el 13/12/1641. Al entrar en la historia, se le conoció como Santa Joana de Chantal (canonizada en 1767) o Baronesa de Chantal. 

 

Se casó a los 20 años con el barón de Chantal. Habiendo perdido muy temprano a su marido, abandonó el mundo con sus 4 hijos, repartiendo su tiempo entre las oraciones, las obras piadosas y sus deberes de madre. En 1604, habiendo venido a pregonar en Dijon, el Obispo de Ginebra, S. Francisco de Salles, se sometió a su dirección espiritual. Fundaron en Annecy la congregación de la Visitación de Maria (1610), que contaba, a la fecha de su muerte, con 87 conventos y, en el primer siglo, con 6.500 religiosos. 

 

La baronesa de Chantal dirigió, como superiora, de 1612 a 1619 la casa que había fundado en Paris, en el barrio de San Antonio. En Paris, se instalaron en una pequeña casa alquilada en un barrio pobre. Pasaron por grandes necesidades, pero la Orden de la Visitación (de Paris) fue aumentando y superó las dificultades. En 1619, San Vicente de Paul quedó como superior del Convento de la Orden de la Visitación. Santa Joana de Chantal dejó el cargo de superiora de la Orden de la Visitación y volvió a Annecy, donde quedaba la casa madre de la orden. La Santa, varias veces regresó a ver a San Vicente de Paul, su confesor y director espiritual.

 

NOTICIAS

Conferencia: Las Pasiones del Alma

Campaña aporta 1 kilo de la Fundación Oasis de Amor.

CONFECOL
CONFECOL
      Radio Colombia Espírita
Radio Colombia Espírita
AME Colombia
AME Colombia